Reversión de la Vasectomía con Microcirugía en Perú

Reversión de la Vasectomía

La vasovasostomía y la epididimovasostomía en Lima-Perú

La vasovasostomía y la epididimovasostomía son técnicas quirúrgicas que tienen como finalidad conseguir una continuidad directa entre los extremos del conducto deferente seccionado o entre el conducto epididimario y del conducto deferente.
 
Estas técnicas de recanalización de los conductos deferentes no sólo se realizan a pacientes vasectomizados, sino también puede ser la opción terapéutica en las situaciones en las que exista una azoospermia o un descenso en el recuento de espermatozoides secundaria a una etiología obstructiva como, por ejemplo, la yatrogenia producida tras una hernioplastia inguinal o ante la existencia de una obstrucción epididimaria.

La técnica Quirúrgica de Recanalización del Conducto Deferente o Reversión de la Vasectomía en Perú

La cirugía de recanalización puede realizarse bajo anestesia local con sedación, pero es preferible la regional con sedacion o, incluso anestesia general.
 
La zona de incisión es escrotal bilateral vertical.
Tanto en la vasovasostomía como en la epididimovasostomía, tras exteriorizar los extremos del conducto deferente, hay que comprobar que el extremo distal (abdominal) es permeable hasta uretra introduciendo, una funda de Abbocat del número 24 a través del cual se inyecta suero fisiológico. Del extremo proximal (testicular) del deferente o de alguna de las asas tubulares se obtiene el fluido espermático que es segregado, comprobando al microscopio la presencia de espermatozoides. De hallarse ausentes se secciona de nuevo un segmento cada vez más proximal al epidídimo.
Independientemente de si se hallan o no espermatozoides se procede a la cirugía reconstructiva.
 
La técnica utilizada para la realización de una vasovasostomía es la sutura término-terminal en dos planos (muco-mucoso y muscular). Con un monofilamento de nylon 9-0 se suturan 3 puntos equidistantes muco-mucosos anteriores y 3 posteriores, por último se aplican varios puntos de
aproximación muscular en ambas caras del deferente. También es posible realizar una sutura en un solo plano, suturando puntos en disposición triangular. Esta técnica es adecuada cuando no existe suficiente capa muscular en el deferente.
Extremos del conducto deferente
 
Extremos del deferente situados entre las ramas de un microclamp aproximador. Las luces son visibles a 25 aumentos.
Sutura terminoterminal de los extremos mucosos.
Finalización de la anastomosis, suturando el plano superficial.
 
Respecto a la realización de la técnica podemos decir que la tecnica microquirurgica que utiliza microscópica de alta resolucion es la mas segura y la que da mejores resultados. Debido a que la microcirugia requiere de constante entrenamiento y experiencia que va en beneficio del paciente, ya que la técnica ofrece mejores resultados en cuanto a precision.

El seguimiento después de la cirugía de reversión de la vasectomía

Es recomendable realizar el primer espermatograma 1-2 meses después de la cirugía y posteriormente cada 3-6 meses hasta que se consiga observar una concentración y movilidad en los espermatozoides que garantice una elevada probabilidad de fertilidad o hasta que la mujer quede embarazada. Es frecuente que tras la epididimovasostomía tarden más en aparecer los espermatozoides en el eyaculado.
Si la Reversión se realiza antes de los cinco años, los porcentajes de éxito están cercanos al 100 %, entre cinco y 10 años es un 90%, entre 10 a 20 años es 80% y pasados los 20 años alrededor de 70%. En conclusion; mientras más pronto se realice la Reversión de Vasectomía, más posibilidades de éxito.
Factores de buen pronóstico tras la cirugía y que influyen en el éxito del procedimiento son: el intervalo de obstrucción tras la vasectomía, una obstrucción distal al epidídimo, la experiencia del cirujano y la calidad del fluido del conducto deferente durante la cirugía.